Libros de Alex Anders

Hombre-lobo


Packed: Turned

Mujeres Hermosas Grandes


Emparejada con el Jeque; Libro 2

Hombre / Hombre / Mujer


El peligroso doble equipo de papi; Libro 2

BDSM


Descendiente Para el Heredero del Multimillonario
Descendiente Para el Heredero del Jeque; Libro 2; Libro 3
Descendiente Para el Heredero del Dictador
Complacer al millonario
A las órdenes de dos amos
*****
Alex Anders

RateABull Books
*****
Publicadas por
RateABull Publishing
*****

Consigue 5 libros gratis al inscribirse para la lista de correo del autor en: AlexAndersBooks.com

Sitio Web Oficial: www.AlexAndersBooks.com

Podcast: www.SoundsEroticPodcast.com

Visite el autor en Facebook en: Facebook.com/AlexAndersBooks

*****

Tabla de contenidos

*****


 
*****

Consigue 5 libros gratis al inscribirse para la lista de correo del autor en: AlexAndersBooks.com

*****
Avance:
Disfrute de esta vista previa de ‘Descendiente Para el Heredero del Jeque’:


Descendiente Para el Heredero del Jeque
(BDSM)
Por
Alex Anders



Emma Cole era aventurera para todo excepto para el sexo. Pero cuando llega a Dubai y conoce al atractivo desconocido de cabello ondulado y ojos como el chocolate con leche, su cuerpo acalorado grita desesperadamente por él. Cuando es cautivada por su potente dominación sexual, él exige sumisión completa. Y a miles de kilómetros de casa, Emma debe decidir si rendirse o arriesgarse al castigo del macho alfa cuya voluntad va consumiendo lentamente la suya propia.

*****

Descendiente Para el Heredero del Jeque

Emma abrió de golpe la puerta del baño. Para su desconcierto, se encuentra de frente a un hombre cruzado de brazos. Era él. Había venido buscándola. Ahora confrontada por la realidad de tenerlo frente a ella, el miedo le recorrió como una onda de calor. Emma retrocedió tropezando hacia dentro del baño.

 

El hombre de mirada férrea se acercó amenazadoramente como quien acosa una presa. Emma reculó como un conejo asustado. Su corazón latía violentamente y su cuerpo se estremecía de la excitación. Acorralada contra la pared, levantó la cabeza para mirar la cara del hombre. Sus rodillas temblaban amenazando con ceder, y cuando la enorme mano del hombre envolvió su pequeña cintura, parecía una muñeca de trapo en su intenso abrazo.

 

El hombre atrajo el cuerpo de Emma hacia el suyo. Extasiada por su cara, examinó su cuerpo para determinar qué estaba ocurriendo. Presionada contra su estómago, notó lo que tenía que ser su p***a endurecida. Al pensarlo, se le entrecortó el aliento y la sangre le subió de pronto a la cara. Se sintió mareada incluso cuando anhelaba explorar más su grandiosidad.

 

Aturdida, Emma se estiró para alcanzar su boca. Quería que él le consumiera y lo único en lo que podía pensar su mente inocente era en su beso. Todo dentro de ella reclamaba que besara al desconocido, y deslizando su cuerpo junto al de él, cerró sus ojos esperando que él se inclinara hacia ella.

 

“No,” dijo el hombre en una voz que sonó lejanamente familiar al hombre de su sueño.

 

Emma abrió los ojos sorprendida por su contestación. Buscando su cara para obtener una respuesta, aspiró bruscamente cuando de repente él le levantó la falda y le agarró el c**o con su mano libre. Desprevenida, la sensación le atravesó el cuerpo y le explotó en la cabeza. Nunca antes le habían tocado ahí. La sensación era abrumadora. Inmediatamente, ella quiso más. 

Leer más ahora

Avance:
Disfrute de esta vista previa de ‘Descendiente Para el Heredero del Multimillonario’:


Descendiente Para el Heredero del Multimillonario
(BDSM)
Por
Alex Anders



Jasmine Cameron no tenía experiencia suficiente en el amor para saber lo que no quería, aunque sí que sabía lo que quería; al misterioso desconocido del mar, cuyos ojos grises como el metal encendieron su cuerpo y le arrebataron la voluntad. Atraída hacia su yate por su poderoso encanto, se despierta en una isla privada, participando en un juego sexual que le cambiará la vida, en el que él es el maestro y su sumisión es el premio.

*****

Descendiente Para el Heredero del Multimillonario

Jasmine se desvanecía al tener el desconocido tan cerca. Era alto y ancho, y con él casi encima de ella, podía oler el mar. Aún con el cuerpo girado hacia el espejo, ella sintió sus grandes manos acariciar su cuerpo, moverse por su pequeño torso y agarrarle los pechos. Las chispas que se encendían a través de su cuerpo hacían que le temblaran las rodillas.

 

Con la otra mano del desconocido en su pierna izquierda, Jasmine dejó caer la cabeza. Quería que la besara. Otros chicos la habían besado antes pero ninguno la había hecho sentir así. Quería que un hombre la besara. Acercando más y más sus labios a los de él, luchó por respirar en anticipación.

 

Cuando sus labios por fin se tocaron, ella supo que le pertenecía. Sus labios eran fuertes y cálidos, y cuando le abrieron sus propios labios, ella se convirtió en una arcilla flexible movida por su lengua, como si no tuviera voluntad excepto la de él.

 

Una onda de placer creció y rompió dentro de ella con un gemido cuando el desconocido, para su sorpresa, movió la mano por dentro de su falda y retiró a un lado su suave ropa interior. Ningún chico había sido tan directo nunca con ella. Se encontraba en un nuevo territorio y le gustaba. Ahora con su lengua llenando su boca y su mano sobándole el pecho, buscaba con el dedo la suave prominencia que contenía su sexo. Y cuando la encontró, la sensación le hizo perder el equilibrio.

 

Todo el cuerpo de Jasmine rodeó al del desconocido. Con sus pies en el aire, los dobló para envolver al desconocido como un pulpo devorando a su presa. Le agarró del cuello firmemente con sus brazos y para cuando pensó que había terminado, se desparramó sobre él como una segunda piel cuyo centro era el nudo que ondulaba hacia delante y hacia atrás bajo su tacto.

 

“Ahh,” gimió sintiendo una fuerza que no había sentido nunca. “Ahh!” gimió más alto agarrándose al cuerpo de él.

 

El cuerpo de Jasmine tembló y se congeló todo al mismo tiempo. Sus dedos y su lengua se agarraron a aquello que podían encontrar. Pero sus adentros temblaban. Palpitaban. Y con un pulso repentino que había leído sólo en los libros, sus carnes dejaron escapar una marea de sensaciones que le dejó el alma inútil excepto para comprender y devorar el placer. Jasmine sintió cómo la razón le abandonaba el cuerpo por un momento, y cuando volvió en si, descubrió que sus pies tocaban de nuevo el suelo y que los brazos se deslizaban soltándo a su hombre, y caían pesados hacia los lados. 

Leer más ahora
*****
*****